exposición al sol

Arkosol - el sol de forma natural Trucos, consejos, guias y suplementos para tomar el sol de forma sana y natural

 

Si por desgracia has padecido un herpes labial, toma medidas y evita que vuelva a salir. Pero si has tenido la suerte de no sufrirlo, lee atentamente y protégete.

El herpes labial es una infección producida por un virus, el herpes simplex. Suele salir en los labios, pero también en la nariz y dentro de la boca.

Los síntomas aparecen a los 5 o 7 días del contagio. Comienzas a sentir un hormigueo, quemazón, picor un par de días antes de que  aparezca y el tercero te salen unas vesículas pequeñas agrupadas que se inflaman y llenan de un líquido amarillento. Luego drenan y aproximadamente a los 7 días se secan y desaparecen. Si no te tocas, se transforman en costras que se caen, dejando la piel de color rosado consecuencia de su estado de cicatrización. En pocos días la piel recupera su color habitual. Pero el virus se queda inactivo, aletargado y en cualquier momento se puede volver a activar, pudiendo tardar años.

Hay situaciones de estrés, una bajada de defensas, el estado febril, tomar el sol en exceso o exponerte mucho rato al frío que pueden inducir su aparición.

Para evitarlo, debes aplicar protección solar labial alta y con frecuencia. Es muy común verlos en personas que practican deportes de montaña como el esquí, consecuencia de que abusan del sol. No humedezcas, ni muerdas los labios. Bebe líquidos con frecuencia, como caldos templados, zumos, gelatinas,…Y por supuesto, no toques algo que haya estado en contacto físico con un herpes labial.

Refuerza tus defensas tomando productos naturales como el própolis, echinacea o jalea real, también evitarás resfriados.

Pero si ya lo tienes…

Te puedes aplicar Erpastick, un roll-on que te alivia la sensación quemazón y ayuda a que se seque antes. O aplicarte unas gotas del Árbol de Té(Tea tree oil)en la zona afectada un par de veces al día, es un antiséptico natural muy eficaz .Lava  el herpes con agua templada y un jabón antiséptico(si diluyes unas gotas de aceite de Tea Tree en agua, vale),evitarás que se extienda a otras zonas. Si cuando empieza a inflamarse aplicas hielo, notarás que baja y un alivio inmediato.

¡Di NO al herpes labial!

Definitivamente este fin de semana hemos dicho adiós al otoño y hemos entrado de lleno en la estación invernal. Las agujas del reloj pasaron de las tres a las dos la madrugada del sábado.

Éste cambio se hace desde 1974 en toda la Unión Europea, año en que se produjo la primera crisis del petróleo. Con él se consigue un ahorro energético del 5%.

Hay partidarios y detractores del cambio de horario, ahorramos pero se puede alterar el reloj biológico de nuestro organismo y desencadenar problemas serios de salud.

Al disminuir las horas de luz propias del invierno y modificar la hora, la retina lo percibe y envía la señal al cerebro. Se modifican nuestras defensas, la liberación de hormonas y otras sustancias propias de nuestro organismo. Lo normal es que en 48 horas nos acostumbremos al cambio, pero hay personas que no lo consiguen… Los ancianos, los niños y las personas con trastornos psiquiátricos, son las que se ven más perjudicadas y que peor llevan la adaptación al nuevo ritmo de vida.

Es una realidad, en nuestro organismo se libera menos serotonina, la sustancia responsable de nuestro estado anímico, reguladora del sueño y apetito. Por otro lado, aumenta la concentración de melatonina, la sustancia que también regula el sueño y su presencia disminuye la liberación de serotonina. Consecuencia de esto muchas personas sufren una depresión estacional, se encuentran angustiados, tienen insomnio, tristeza, apatía,…

Un estudio del organismo de Turismo de Canarias, confirma que el 70% de los españoles afirman estar más tristes en esta época del año.

Pon “al mal tiempo buena cara” y aprovecha las horas de sol. Pero si no consigues adaptarte, toma medidas, ve a tu farmacia y pide plantas medicinales  que te ayuden a afrontar el cambio, sin efectos secundarios y sin dependencias. Recopilatorio de partituras para aprender a tocar la flauta dulce de forma progresiva Partyflauta: Partituras para flauta dulce

En otoño, los frecuentes cambios de temperatura hacen que la salud de muchas personas se resienta y bajen sus defensas.

¿Te has dado cuenta de que cuando pasas el verano al sol, durante el invierno el número de gripes y resfriados que padeces es menor? ¡El sol aumenta nuestras defensas! Las radiaciones solares aumentan el número de glóbulos blancos o leucocitos, las células que actúan como primera defensa del organismo frente una infección o cuerpo extraño. Los hay de diferentes tipos y cada uno desempeña una función específica.

Un Estudio de la Universidad de Copenhague, habla del papel que juegan los linfocitos T. Son células que circulan inactivas por la sangre y necesitan la vitamina D para activarse, poder detectar, perseguir y matar a las bacterias responsables de una posible infección.

La vitamina D, también conocida como “vitamina del sol”, la podemos obtener a través de la dieta o gracias a los rayos ultravioletas solares. Estas radiaciones, transforman un tipo de colesterol que tenemos en la piel en vitamina D disponible para el organismo, y en este caso para activar los linfocitos T.

Tomando el sol 15 minutos al día, nos aseguramos  aportar la dosis diaria recomendada de vitamina D.

1. Desconocer tus antecedentes familiares sobre el cáncer de piel.

El cáncer de piel lleva un componente genético y por lo tanto, tiene cierto carácter hereditario. Debes poner especial atención con el sol si en tu familia tienes antecedentes genéticos. El riesgo de padecer un melanoma (cáncer de piel) se triplica si tu antecesor es de primera línea y se duplica si es de segunda línea, abuelos, tíos,…

2. No elegir el factor de protección correcto.

Debemos utilizar productos específicos, aplicarlos quince minutos antes de exponernos al sol y repetir la aplicación con frecuencia.

3. Debemos hidratarnos, a ser posible con agua y zumos, tomando 1,5-2 litros diarios.

4. Nutrir la piel aportándole los componentes que necesita y sobre todo, en las estaciones que más nos exponemos al sol, la piel necesita que la cuiden.

5. No tener en cuenta que el tabaco es un factor de riesgo.

Aunque fumes poco, debes saber que el tabaco sensibiliza y debilita tu piel ante el sol. Sus toxinas hacen que la piel envejezca antes y desequilibra la melanina (pigmento responsable del color de piel). Te pueden salir manchas antes de tiempo, aunque lo peor, es que te puede dañar el ADN celular.

6. Pensar que el sol de la calle no daña.

¡Protégete a diario!

7. Creer que estar morena es sinónimo de estar protegida.

Es cierto que la piel morena tiene más melanina y menos predisposición a sufrir daños, pero si no te proteges, terminarás padeciendo los efectos solares como la más blanquita.

8. No autochequear la piel, antes y después del verano.

9. Pensar que tus pecas son sólo un rasgo gracioso.

No son tan inocentes, si con el sol aumentan o salen nuevas, es por que lo has tomado en exceso.

Los lunares son manchas que aparecen en la piel, debido a la acumulación de melanocitos (células que el cuerpo produce para defenderse del exceso de luz).Pueden presentar diferentes aspectos y estar en cualquier parte del cuerpo.

Aunque no se conoce por qué salen, si  se sabe que el exceso de sol puede provocar su aparición y acelerar su transformación en melanoma, un tipo de cáncer de piel.”El sol es el agente cancerígeno del que tenemos más evidencia de su influencia en la trasformación del lunar en melanoma”.

Tener lunares no es malo, todos los tenemos…Lo que sí es muy importante, es tenerlos controlados, no olvidar la influencia nociva de los rayos solares sobre ellos, observar que no cambien de color, tamaño, forma o grosor y vigilar si en algún momento empezamos a notar sensación de picor.

Las personas que tienen muchos lunares, deben poner especial atención a las horas en las que se exponen al sol, evitando hacerlo de doce a cinco de la tarde, cuando los rayos son más dañinos.

Y no olvides que las lámparas de rayos UVA, también son perjudiciales para los lunares.

Una vez más comprobamos la importancia que tiene cuidar y preparar la piel, antes, durante y después de la exposición  solar. Algo que te resultará muy sencillo, si sigues estos consejos que te permitirán disfrutar del verano sin que pase factura a tu piel.

exposición al sol

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://arkosol.es/tag/exposicion-al-sol/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20