La piel que no se protege del sol

Arkosol - el sol de forma natural Trucos, consejos, guias y suplementos para tomar el sol de forma sana y natural

 

Una piel que no se protege de las radiaciones solares, tiene más probabilidades de sufrir daños, en particular quemaduras solares, que aparecen como consecuencia de estar expuesta a la acción de los rayos ultravioleta.

Las quemaduras solares pueden ser de primer o de segundo grado. Las primeras se caracterizan por un enrojecimiento suave y rosado de las capas superficiales de la piel o epidermis y suelen desaparecer en tres o cuatro días. Las quemaduras de segundo grado afectan también a las capas internas de la piel, presentan un color rojo intenso y producen ampollas que se curan al cabo de 8 o 10 días. En ambos casos las células lesionadas de la piel se desprenden y son sustituidas por otras.

Las personas que tienen más posibilidades de sufrir quemaduras de la piel son las personas de piel blanca, pelo rojizo o rubio y ojos claros. Esto es debido a que su piel no posee tanta melanina, el pigmento que nos protege de la acción de los rayos solares. Las personas de piel muy oscura o negra se encuentran muy protegidas por una mayor cantidad de melanina y consiguen broncearse sin quemarse.

En general una quemadura leve no requiere atención médica. Una quemadura grave con la aparición de ampollas y, sobre todo, cuando van asociadas de fiebre, escalofríos y náuseas requiere una intervención médica inmediata. Para evitar las quemaduras y envejecimiento de la piel debemos tomar el sol de forma progresiva y con adecuada protección. Si no lo hacemos así las consecuencias son conocidas: envejecimiento de la piel, aparición de manchas o arrugas, aumento del riesgo de melanomas o cánceres de piel.

Nombre

Email (No se mostrara)

Pagina web

Código CAPTCHA * La piel que no se protege del sol

Top 20